Archivo mensual: diciembre 2017

Gracias 2017 por todo lo que me has quitado

El 2017 ha sido un año lleno de cambios profesionales y personales. Cuando comenzó nunca me hubiera podido imaginar que pasaría de estar contratada y seguir un horario y unas condiciones poco flexibles, a ser freelance y tener un control de mi vida. A pesar de la inseguridad y los alti-bajos que supone, estoy encantada.

Ni tampoco en aquel comienzo de año, podía concebir que pasaría de una velocidad vital altísima a un intento consciente de slow down.

Éste es mi ultimo post del año, adiós 2017. Esperemos que en 2018 se cumplan todas mis buenas intenciones y la vuestras. See you next year!

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo otros

Gig economy, mi experiencia con Youtube

La economía gig es un tendencia laboral en crecimiento, que se caracteriza por contratos temporales a corto plazo o trabajos freelance, o también visto como una fuente extra de ingresos. Según como se mide, hablamos de flexibilidad horaria o precarización laboral 😉 Sí ya que nos referimos a trabajos sin vacaciones pagadas, sin salario mínimo interprofesional y sin derecho a subsidio de desempleo…

El concepto de gig se podría traducir como actuación o entrega, por decirlo de alguna manera, va desde la entrega de Deliveroo a la producción de un video. De hecho en UK los conductores de Uber hasta hace no muy poco también estaban incluidos en este concepto. Y Amazon parece ser el rey del sistema en Estados Unidos.

En mi caso he supervisado contenidos en esta economía gig. Una nueva profesión muy solicitada por Youtube, ya que incorporará durante 2018 hasta 10.000 personas para supervisar anuncios y asegurarse que los contenidos no sean violentos o inapropiados. La verdad es que además de ser una tarea mal pagada, no he podido realizarla más de un par de semanas, la carga psicológica de estar revisando lo peor de lo peor no es soportable por mucho más tiempo. Esperemos que muy pronto un ejército de robots pueda desarrollar estas revisiones y desaparezcan rápido estas nuevas profesiones, evitando así sus inevitables enfermedades laborales asociadas a las mismas.

¡No sé si estamos en el siglo XXI o en el XIX!

Deja un comentario

Archivado bajo marketing